Cómo organizar una feria

Cada semana podemos ver en cualquier ciudad de España la organización de Ferias. Por ejemplo en Valladolid, ciudad donde yo resido, se van turnando la del Coleccionismo, Biomasa, Cervezas Artesanas, Deporte, Mascota, Vivienda, Turismo, Comic, Vehículo de Ocasión, De Boda, Mercado del Gusto y así puede seguir hasta unas cuantas más. ¿Pero qué hay detrás de una feria de este tipo? ¿Cómo se organiza? Y es que cada vez son más las empresas que se decantan por participar en ellas.

Pues bien, gracias a un curso que he hecho, os voy a contar una serie de requisitos que se necesitan. Tenemos que dividir la acción en tres partes: antes, durante y después de la Feria. Vayamos por parte.

  • Antes de la Feria
    Hay que definir los objetivos que queremos conseguir al participar en la actividad, y por supuesto elaborar un presupuesto en función de estos objetivos. Hay que diseñar un stand, que cumpla con nuestras expectativas. Este aspecto me gusta apuntalarlo bien, porque como todo en la vida, las cosas entran por los ojos. Si nuestro stand no cumple con las premisas, nos podemos dar por muertos. En estos casos lo mejor es ponerse en manos de profesionales, yo siempre recomiendo Stand Arquitectura Efímera, sin duda, unos grandes profesionales que se adaptarán a nuestras ideas. Te lo hacen a medida o incluso por módulos. Otro aspecto a destacar es el de formar al personal de información, y comercial que atenderá su stand informándoles sobre los objetivos que pretenden conseguir. Por último, en este primer paso, hay que realizar una acción de publicidad y promoción. Tendremos que anunciarnos previamente, en medios de comunicación si nos da el presupuesto, y si no, explotar las redes sociales.
  • Durante la Feria
    Llega el gran momento y no puede fallar nada. Una vez montado el stand, para evitar sustos de última hora, repasaremos cada uno de los elemento y acciones a ejecutar. Una vez que los clientes vayan visitándonos, tendremos que utilizar el tiempo justo, no vamos a excedernos en el primero, y dejar desatendidos al resto. Si sabemos el horario de visita de los medios de comunicación, habrá que aprovechar para intentar ‘venderles’ algo en sus diferentes medios. Y recuerda que no tiene más éxito el que más ruido hace, sino el que mejor ha segmentado a su público objetivo y ha realizado sus acciones comerciales y de marketing correspondientes. Aunque nos haya ido mal, no desmontar nuestro stand durante lo que dure la Feria, da una imagen muy mala.
  • Después de la Feria
    Una vez que se cierren las puertas, comienza una nueva etapa. Tómate una caña para relajarte y comienza otra campaña. Tendremos que medir los resultados. Pero no te agobies, en ocasiones es necesario esperar hasta 6 meses después de la Feria para ver la efectividad que hemos tenido entre los contactos. Haz un dossier de prensa para comprobar si tu producto ha tenido repercusión en los medios de comunicación, ya sean off o online. Haz balance de tus objetivos y si han sido exitosos, recuerda reservar tu espacio para la siguiente edición.

Cómo puedes ver, el acudir a una Feria requiere un esfuerzo, previo , durante y después, por eso no tienes que desanimarte, y lo importante es seguir trabajando.

Deja una respuesta