Consejos para reformar tu casa

La forma de una casa es sinónimo de gasto, y no precisamente poco. El caso es que es posible afrontar una reforma de este tipo por bastante menos dinero de lo que pudiera costarnos adquirir una casa nueva. Especialmente ahora que los costes a nivel constructivo han descendido y las ayudas y los beneficios fiscales, tal como nos dicen desde los profesionales del Grupo Navitec han crecido considerablemente.

Buscar profesionales con referencias

Incluso aunque la reforma no sea de gran calado, lo mejor es buscar profesionales que tengan la debida acreditación y que tengan referencias de confianza. No debes olvidar además que tendrán que disponer de un seguro de responsabilidad civil que les cubra si sucede un accidente. Hay que comprobar que tenemos un seguro del hogar que se encarga de cubrir los daños que se puedan producir en las viviendas y en las comunidades de vecinos.

Hay que solicitar siempre facturas con IVA, de tal forma que podamos deducirnos por las obras, pedir ayudas públicas y hacer una reclamación en el caso de que la reforma no terminase bien.

Solicitud de tres presupuestos

En cuanto tengas medianamente clara la reforma, se deben pedir tres presupuestos distintos. Pide que se detalles por partidas y se especifique la calidad de los materiales a usar, de esta forma se pueden ir comparando y negociar la rebaja de alguno de los apartados en concreto.

So abordamos un tema tan importante como los materiales de reforma, salvo que podamos obtenerles a buen precio, lo mejor es que de ello se encarguen los profesionales, pues son los que van a poder sacar grandes descuentos.

La fecha de finalización debe quedar por escrito

En cuanto se seleccione el presupuesto, debe incluirse como un anexo en el contrato de obras. En él se fijará una fecha de fin de la propia reforma, que una vez se supere deberá pagar el profesional con una penalización.

Comunicación a los vecinos

Si la obra es de importancia, se debe pedir permiso a tu Comunidad Vecinal. Eso necesita en sí total cuando las obras lleguen a afectar a temas tan importante como la fachada, estructura del edificio o elementos que puede haber en común. Algo lógico y entendible que no debe olvidarse.

Cuando la reforma no es muy grande, como solo pintar, no hay que pedir permiso a la comunidad, pero si hacer un aviso a los vecinos con los que se comparte pared.

Debes mirar si es precisa una licencia

Las reformas necesitan licencia de obra mayor, por lo que se debe dar al ayuntamiento un proyecto que se encuentre firmado por un arquitecto. Hablamos de obras que puedan afectar a la propia estructura del inmueble, fachada o a los diversos elementos comunes, Además de las que supongan una ampliación del inmueble o supongan una modificación del uso.

Solicitud de ayuda directa a la Comunidad Autónoma

Algunas ayudas, dependiendo de cada CC.AA, pueden ser hasta de cerca de la mitad del presupuesto y las concede, tanto el Ministerio como CCAA o incluso algunos ayuntamientos. Estás reformas deben comprender algunos de los siguientes puntos:

  • Eliminación de las barreras arquitectónicas
  • Ayudar a que se amplíe la superficie útil
  • Mejora del aislamiento en lo térmico y en lo acústico
  • Promoción de la eficiencia energética
  • Renovar instalaciones de agua, gas, electricidad  y ayudar al ahorro

Algo que debes tener claro es que las viviendas en cuestión deberán tener más de 12 años, pero debes estar seguro de todo consultando en tu propia CC.AA.

Las reformas de las casas son siempre complejas, pero también es cierto que podemos poner de nuestra parte para que sean mucho más sencillas. Para ello, lo mejor es valorar bien las opciones que tienes en cuanto a empresa de reformas y optando por una que haga sus trabajos de manera profesional, siempre siendo conscientes de lo importante que es que cuente con inmejorables referencias al respecto.

Todo ello ayuda, sin duda alguna a que podamos disponer de unas inmejorables condiciones, por lo que no hay que tener prisa a la hora de elegir. Muchas veces hay usuarios que atienden en especial al precio, pero realmente es algo que, aunque es importante, no debe condicionar nuestra decisión.

No olvidemos que elegir una empresa que trabaje mal, aunque sea barata, puede terminar por salirnos el doble o más de cara, pues habrá que contratar a otra empresa y pagar el trabajo que ya haya realizado la anterior, por lo que paciencia y seguro que la elección va a contar con más posibilidades de éxito.