A juicio contra un banco, ¡sí se puede!

Siempre hay dudas sobre la justicia en España. Ves muchos casos y te hace dudar de que como dice la Constitución: “todos somos iguales ante la ley”. Y es que depende de si tienes dinero o si tienes una posición elevada, tienes más posibilidades de que te hagan caso. Sin embargo, no hay que pensar así. Si tienes un buen bufete de abogados está claro que puedes salir triunfante.

Muchos pensamos que contra las grandes empresas, contra la administración, contra la propia justicia o contra los bancos no se puede luchar. Es una lucha de gigantes contra personas normales. Pues bien, como nos indican desde Bufete Albanés no tienes que tener miedo a enfrentarte a un banco. Y menos ahora que parece que los bancos se ha reconocido que han hecho muchas fechorías y muchas cosas mal hechas contra los clientes.

En primer lugar hay que conocer que existe un Derecho Bancario. En este caso regula el correcto funcionamiento y el cumplimiento de las buenas prácticas en las relaciones entre las entidades financieras y sus clientes. Así, se entiende que los bancos tienen que cumplir ciertas normas al ofrecer un producto o servicio a clientes particulares, profesionales o empresas. De esta  manera, si estas normas no se cumplen, se genera una situación de desigualdad entre ambas partes. Los clientes se sienten entonces desprotegidos, y tienen la opción de denunciar su caso, como ha ocurrido de forma masiva con las participaciones preferentes, las cláusulas suelo o las hipotecas multidivisa. No hay que tener miedo y atreverse a denunciar, sea quien sea, el que esté al otro lado.

Asesoramiento

Lo primero que tienes que hacer si te ves en un problema bancario, es asesorarte bien. Habitualmente, los contratos elaborados por las entidades financieras contienen un lenguaje y unas cláusulas que pueden llegar a ser no del todo comprensibles para el consumidor. Asegúrate de lo que firma con la ayuda y el asesoramiento de unos expertos. Ellos te aclararán cualquier término complejo o dudoso y te ayudan ante la posible existencia de cláusulas abusivas.

Productos complejos

Muchas veces, los bancos no comercializan de forma justa y transparente sus productos. Y ello puede tener para las entidades importantes consecuencias, sobre todo si se trata de productos especialmente complejos o cuya adquisición ha provocado en el cliente importantes e inesperadas pérdidas económicas. De hecho tenemos muchos casos que han pasado a la historia y que ha arruinado a muchas familias. El caso más claro es el de las preferentes que ha provocado la ruina en muchas familias. Vamos a analizar algunas de ellas.

Participaciones preferentes.

Popularmente conocidas también como las acciones sin voto, se comercializaron en su momento sin la debida transparencia y de forma engañosa. Las posibilidades de reclamar y ganar son, por lo tanto, muy altas. Aunque muchas personas por miedo o vergüenza no se han atrevido a denunciar.

SWAP: los tribunales han declarado la nulidad de los contratos SWAP, al considerarlos excesivamente complejos y no cumplir con los requisitos legales mínimos para su comercialización.

Productos estructurados: en este caso hablamos de productos financieros extremadamente complejos, que encierran un elevado riesgo. Ahora que en los bancos ya no hay plazos fijos, los comerciales se empeñan en vender este tipo de productos que para la gente sin conocimientos luego son muy peligrosas.

Ejecuciones hipotecarias

Aunque otro problema, y muy gordo, es que no tengas dinero para pagar tu casa. Después de muchos años de trabajo, pueden venir mal andas y es entonces cuando llegan las ejecuciones hipotecarias. Pues bien, tienes que saber que en algunos casos pueden paralizarse. Los abogados especialistas en Derecho Bancario estudiarán detenidamente tu situación y tratarán de encontrar los argumentos necesarios para que no pierda su hogar. Sin duda, lo peor que te puede pasar en la vida. Todo un trauma y más si tienes familia.

Especialmente se analizan los contratos hipotecarios en busca de cláusulas abusivas, como por ejemplo:

  • Cláusula suelo.
  • Imposición de los gastos hipotecarios.
  • Hipotecas IRPH.
  • Hipotecas multidivisa.

Ya has visto que se puede luchar contra gigantes como los bancos, ahora bien para ir a la guerra hay que contar con armas, y en este caso, lo mejor es tener la ayuda de un abogado experto que te ayudará a sortear cualquier contratiempo y culminar el proceso reclamatorio con éxito. Asimismo, si procede, los expertos le ayudarán a reclamar daños y perjuicios por mala praxis de la entidad. Por suerte, la justicia existe en España y sí, se puede ganar la batalla judicial a los bancos.