¿Cómo puede afectar la diabetes a nuestra visión?

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando los niveles de azúcar o glucosa en sangre están muy altos. Algunas personas solo se enteran de que tienen esta enfermedad cuando van a consulta médica por alguno de los síntomas que presentan como, por ejemplo, visión borrosa. Por ello es tan importante realizar un examen completo de los ojos, al menos una vez al año, pues cuando la enfermedad comienza a desarrollarse puede que no haya pérdida de visión, ni signos que nos adviertan de algún problema. Además, el ojo, en apariencia, puede parecer sano, pero una visita a un profesional óptico puede ayudarnos a detectar o diagnosticar alguna patología como cataratas, glaucoma, etc. Por ello, ante el primer síntoma de que algo nos resulte extraño debemos de acudir al especialista. Sin embargo, en caso de que no notemos nada, por seguridad también es importante que vayamos a hacernos un chequeo anual.

Así, si vivís en la zona norte de Madrid, nosotros, por experiencia, os recomendamos que tengáis como referencia Tu visión Alcalá y es que ópticas hay muchas pero no todas se marcan como objetivo principal la calidad de vida a sus clientes, dedicándoles todo el tiempo que sea necesario, ofreciéndoles las mejores y más avanzadas soluciones y poniendo a su disposición un amplio surtido y una extensa variedad de las mejores marcas de gafas de sol y gafas graduadas del mercado a unos precios altamente competitivos. Además, ellos nos podrán asesorar acerca de si existe alguna anomalía extraña en nuestros ojos, de tal forma que, si es así, rápidamente nos derivarán al especialista.

Así, si el nivel alto de glucosa en sangre permanece durante un tiempo prolongado, este puede llegar a dañar los pequeños vasos sanguíneos de la parte posterior de los ojos, dando lugar a enfermedades que comprometen gravemente la visión de los ojos, como pueden ser:

  • Retinopatía diabética. Esta enfermedad es una de las principales causas de ceguera, puesto que la diabetes lesiona los vasos sanguíneos situados en la retina, que es el tejido sensible a la luz, pudiendo afectar a ambos ojos. Si en la visión aparecen unas manchas que parece que flotan, es recomendable que vaya urgentemente al oculista pues puede ocurrir que esas manchas sean pequeñas gotas de sangre o hemorragias que alteran la visión.
  • Edema macular diabético. Frecuentemente está asociado a la retinopatía diabética. Se trata de una inflamación y acumulo de líquido en la mácula, la parte del ojo responsable de la visión central y la visión de los detalles, como por ejemplo leer, conducir, reconocer rostros, etc. Las personas que lo padecen no tienen dolor ni muestran al principio demasiados síntomas, a no ser una visión borrosa y descolorida.
  • Incluye un grupo de enfermedades del ojo que pueden llegar a dañar el nervio óptico, responsable de la conexión del ojo con el cerebro, pudiendo llegar a provocar la pérdida de vista o ceguera, si no se trata a tiempo. Generalmente lo primero que se pierde es la visión lateral o periférica, con lo que el paciente puede que no llegue a darse cuenta, con el tiempo se puede llegar a perder también la visión central o directa del ojo.
  • Se conoce como la pérdida de transparencia del cristalino, una lente natural que se encuentra en el ojo detrás de la pupila, por donde pasan los rayos de luz hasta la retina para formar las imágenes y que permite enfocar a diferentes distancias. Sus síntomas son visión borrosa o doble, molestia o intolerancia a la luz, dificultad para conducir de noche por deslumbramientos, etc. Es la primera causa de discapacidad visual en el mundo y la patología visual más operada en los países desarrollados.

¿Existen otras enfermedades de la visión?

Además de las que os hemos mencionado con anterioridad, la realidad es que existen otras enfermedades de la visión, igualmente de complejas, y que pueden, entre otras, ser:

  • Desprendimiento de retina. Es una enfermedad grave del ojo y por tanto una urgencia médica, ya que puede provocar la pérdida de la visión. Se produce por la separación espontánea de la capa neurosensorial o interna de la retina, del epitelio pigmentario o la capa externa de la retina. Ante una aparición de moscas flotantes en los ojos o de destellos luminosos se debe acudir urgentemente a la consulta de un especialista en oftalmología.
  • Miopía. Es un defecto de refracción o de enfoque del ojo, en el que las imágenes se enfocan por delante de la retina no sobre ella. Generalmente tiene un componente hereditario.
  • Es un defecto de refracción, generalmente asociado a la miopía, que hace que las imágenes se enfoquen sobre la retina de una forma distorsionada, afectando a la visión de cerca y de lejos.
  • Conocida vulgarmente como vista cansada, es un defecto de refracción que se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino por degeneración natural del ojo, por lo que aparece generalmente a partir de los 45-50 años.