Cómo la joyería low-cost le ha ganado la partida a la joyería tradicional

El tradicional joyero de la abuela en el que se depositaban diamantes, anillos, pendientes o collares de oro y plata, tesoros de la familia heredados generación tras generación, están en peligro de extinción. Aquella melodía triste que deslumbraba a los nietos al abrir la valiosa caja o la bailarina que giraba dando vueltas hasta que se acabara la cuerda forman ya parte de un pasado que a los millenials más jóvenes, quizás, ni les suene.

Es la opinión del gremio de los joyeros, que advierten de los cambios culturales en torno a la moda y a la industria de los complementos de lujo. Los artesanos de las piedras preciosas auguran la muerte en una década de cientos de comercios de joyas en España. Y es que los hábitos de consumo han cambiado considerablemente, y si hace apenas quince o veinte años la clase media solía comprar joyas como pendientes o anillos que pagaba a plazos, hoy en día esto algo bastante inusual.

El principal motivo de este cambio de tendencia no es otro que el cambio de mentalidad que se ha producido en la sociedad. Y pongámonos en un contexto en el que las joyas hacían brillar a la persona que las llevaba en un momento en el que ser diferente era muy difícil. Y de ahí la fama y el renombre que cogieron los joyeros, ya que eran capaces de hacer brillar a las personas con sus creaciones.

Pero el tiempo pasa, y una de las características que más ha arraigado en la sociedad es la de la personalización de todos los productos y servicios posibles. Y esto es algo que saben muy bien las empresas, que a pesar de crear un producto genérico, siempre dejan un espacio abierto a la personalización, por pequeña que sea.

Pero junto con la personalización, el ahorro de costes se ha impuesto, generando una situación en el mercado en la que para ser diferente no hace falta gastarse mucho dinero. Y en lo que se refiere al negocio de la joyería tradicional, esto ha sido el principio del fin.

El sector de la joyería ha virado hacia un mundo más accesible

Continuando con la personalización y el ahorro de costes, tenemos que el mayor cambio de tendencia es que se han dejado de comprar joyas cuyo precio tenía que ser satisfecho en uno o dos años. Resulta realmente complicado imaginar a día de hoy que alguien se gaste un dineral en una joya, y son varios los motivos, si bien ya hemos adelantado uno.

Pero principalmente hay que tener en cuenta que una manera de diferenciarse en la actualidad es mediante los viajes, en gran parte para dar contenido a las redes sociales, que son la vía a través la cual se muestra esa diferenciación que nos hace sentirnos únicos y diferentes.

Y en lo que respecta a las joyas hace tiempo que el concepto the low cost llegó al sector, transformándolo y dándole otra cara. Porque si la gente no se puede gastar mucho dinero en una joya, una jugada maestra es ofrecer productos de menor calidad, pero con un acabado similar. Porque la pura realidad es que mucha gente prefiere comprar productos que aparenten un acabado de oro o plata, a pesar de que la joya en cuestión no tenga nada de oro ni de plata.

Yendo un paso más allá, podemos encontrar este tipo de joyas de bajo coste con una personalización al detalle, de manera que es casi imposible encontrar el mismo tipo de joya. Siendo esto algo que si bien puede ser un poco más costoso, merece mucho la pena.

Para ir acabando, hay que mencionar a Internet, que ha sido el caldo de cultivo perfecto para que muchas tiendas empezaran a ofrecer productos de joyería y bisutería de bajo coste. El precio, la comodidad de comprar desde casa, y la rapidez en los envíos han hecho que estas tiendas jueguen de tu a tu con las joyerías tradicionales.

De todas las joyerías online que existen, una de las más reputadas por su trato al cliente, sus productos personalizados, joyas y relojes, es Joyería Lorena. Esta joyería apuesta por las joyas y relojes de primera calidad, confeccionadas con sumo cuidado para asegurar el mejor acabado con los mejores detalles. Además de sus propias joyas, podrás encontrar una gran variedad de primeras marcas.

¿Eres de esas personas que a pesar de todo sigue queriendo comprar en joyerías? Déjanos tu opinión en los comentarios.