A los ratones les gusta el calor

Vivimos en un lugar paradisíaco de la sierra de Almería, una especie de jardín de Edén, lejos del bullicio de la capital y de la polución y contaminación. En verano estamos de maravilla, quitando el problema de los insectos pero que, al estar preparados, afrontamos de la mejor manera posible adoptando las medidas adecuadas, como las de confiar en grandes profesionales en dicho problema como los que conforman Control Plag, S.L., control de plagas en Almería, una empresa que trabaja en el sector de control de plagas en Almería desde hace 23 años, con lo cual, cuenta con un gran experiencia profesional en tratamientos DDD. De hecho, son especialistas en la eliminación de cucarachas, fumigación, desinsectación, desratización, desinfecciones, control de aves, tratamientos de la madera, insectocutores de trampas adhesivas, dispensadores de aromas y tratamientos especiales antihormigas.

Últimamente, con la llegada del frío han desaparecido los insectos, aunque ello no signifique que hayan desaparecido totalmente. Siempre, ¡sí, sí, en invierno también!, hay pero permanecen aletargados. Pues, el biorritmo de los insectos y bichos de toda clase disminuye con las bajas temperaturas, lo cual hace que no desaparezcan ni hayan sido eliminados totalmente. Sin embargo, y de ello me pude percatar en mi propia casa, es que a diferencia de los insectos, hay otro tipo de animales quien sigue bien activo y en busca de calor. ¡Este animalito es el ratón! En verano suelen vivir en los basurales de las calles y terrenos baldíos, pero con la llegada del frío buscan el calor y entonces es cuando deciden cobijarse en las casas… Una vez instaladas, es muy difícil erradicarlas.

¡Poco tienen que ver con Mickey Mouse o Minnie!

En los dibujos animados serán verdaderamente súper bonitos y graciosos pero en la realidad, los ratones ¡poco tienen que ver con Mickey Mouse o Minnie! Personalmente, me repugnan. Nosotros nos dimos cuenta de que tenía que haber en casa porque cuando comíamos en la cocina oíamos a veces ruidos extraños encima de nuestras cabezas. A lo  primero no le dimos demasiada importancia, pero luego por la noche, cuando la calma era total, nos pasaba lo mismo y empezamos a sospechar. Es bien sabido que ratas y ratones hay durante todo el año y que en invierno buscan el calor para protegerse. Para calentarse, no hay nada más fácil que entrar en una casa. Son animales pequeños y ágiles para los que subir por las cañerías desde abajo hacia arriba no les supone ninguna dificultad.

Dicho esto, lo primero que dicen que hay que hacer cuando los ratones hayan decidido alojarse en casa ajena, es la de limpiar y pulverizar los terrenos baldíos y la de eliminar cualquier tipo de basural. Yo cuando mi esposa me dijo un día que la cocina olía a “ratón”, me eché a reír pero a ella no le hizo ninguna gracia. De hecho, me enteré al poco tiempo que algunas personas tenían el olfato tan sensible y desarrollado que eran capaces de detectar el olor de la orina o de las heces de ratas. ¡Me quedé atónito!

En fin, que al percatarnos de este problema, decidimos llamar a la empresa Control Plag, S.L., control de plagas en Almería, tal y como siempre lo habíamos hecho y seguíamos haciéndolo para los insectos y demás.  Y la verdad es que estos grandes profesionales encontraron bien pronto el origen del problema. El nido se encontraba, tal y como lo sospechamos, en el entretecho de la cocina. Ahí, habían encontrado el lugar perfecto para estar a salvo del mal tiempo y tenían a proximidad comida (¡los restos de la nuestra!). Sólo vimos un ratón y sólo fue una única vez, y ello ocurrió cuando fueron a casa los profesionales de la empresa especializada para erradicarlos. Pues, aunque no tengan muy desarrollada la visión,  tienen no obstante un muy buen oído y en cuanto oyen el más mínimo ruido salen huyendo a toda velocidad.

Al ser tan miedosas les suele gustar comer en lugares muy oscuros y apartados. ¡Menos mal que esta empresa de desratización almeriense consiguió acabar con este problema de forma muy rápida! Y bueno, lo dicho, no porque sea invierno haya que bajar la guardia con respecto al control de los insectos, de lo contrario en verano el problema podría ser mayor y más difícil en erradicar. ¡Avisados estáis!