La limpieza, un problema perenne en muchas empresas

La limpieza es un tema bastante peliagudo en casi cualquier negocio. Tanto si eres trabajador por cuenta ajena como si eres trabajador por cuenta propia, la limpieza es algo que en muchos trabajos viene incluida en la nómina, aunque no sea justo.

En algunas franquicias de comida rápida obligan a sus empleados a quedarse a limpiar el establecimiento tras su jornada laboral, en muchas ocasiones sin recibir remuneración económica. Oficinistas, dependientes en pequeños comercios y otros establecimientos se ven obligados a limpiar el local si no quieren verse en la calle y en algunos casos la situación es bastante irrisoria.

A algunos empresarios, contratar un servicio de limpieza no les supone ningún problema pero prefieren no hacerlo, así de sencillo. Otros, por supuesto, es lo primero que hacen porque entienden que es lo lógico, y otros simplemente no pueden permitírselo, pero la realidad es que hay miles de trabajadores en España que deben añadir a su trabajo diario “x” horas o minutos de limpieza que no se ven retribuidas económicamente.

Limpiezas Velasco es una de esas empresas que ofrecen servicios de limpieza económicos que la gran mayoría de los empresarios podrían pagar si quisieran pero, tal como nos ha asegurado el director de una tienda franquiciada de Restalia, prefiere que lo hagan sus empleados porque así se ahorra ese gasto y “a quien no le gusta que se largue, hay mucha gente que necesita el trabajo”.

shutterstock_368560784reducida

El buen empresario

¿Se aprovechan por tanto de la necesidad de las personas? ¿Está mal en todos los casos? Otros empresarios que apenas llegan a fin de mes se quedan junto a sus trabajadores a limpiar las oficinas una vez por semana y la respuesta de sus empleados es totalmente diferente. “La empresa funciona pero los beneficios no son grandes por lo que ahorrarnos la limpieza es un plus” afirma Ana, empleada de dichas oficinas, “y a mí no me importa quedarme los viernes media hora más para pasar la escoba y limpiar el polvo entre todos porque hasta mi jefe se queda a limpiar”. ¿De qué depende entonces? ¿De que el empresario predique con el ejemplo?

La realidad es que cada empleado debería hacer el trabajo para el que ha sido contratado pero si  un empresario trata bien a sus trabajadores, lo que recibirá por parte de ellos es agradecimiento e implicación en la empresa, mientras que si el trato no es muy bueno, lo más probable es que se nieguen a realizar ninguna tarea fuera de lo que sea estrictamente necesario. Y esto ha sido así siempre, no es algo nuevo.

Diario Pyme establece las 7 características de un jefe ideal:

  1. Conocer a los miembros del equipo y auto conocerse a sí mismo.
  2. Comunicarse efectivamente.
  3. Impulsar la creatividad.
  4. Estimular la superación personal de los empleados.
  5. Delegar adecuadamente las funciones.
  6. Fomentar el trabajo colaborativo.
  7. Proyectar la carrera de los subalternos.