Holanda, cultura de Jenever

He encontrado el trabajo perfecto en Amsterdam, así que me he venido. Hace unos meses que acabo de llegar a la ciudad del pecado y me quedaré aquí, si todo sale bien, al menos durante todo este año, aunque tengo muchas esperanzas de poder seguir haciéndolo durante algunos años más.

Durante un mes, no he parado. Post its pegados por todas partes para no olvidarme de nada, lavadoras y lavadoras cargadas de ropa, compras, llamadas, consultas online, cajas y más cajas para enviar a mi futuro nuevo hogar, despedidas, resaca… Aquello era un caos, pero merecía la pena, desde luego, estoy encantada de estar aquí

El tema del traslado del coche que, por supuesto, me lo he traído, resultó mucho más sencillo de lo que esperaba.   Transportes Cars, fue la empresa responsable del traslado de mi vehículo por carretera. Esta empresa cuenta  con una amplia flota de vehículos de transporte y con un equipo profesional altamente cualificado en el transporte internacional de vehículos que se encargó de llevar a  destino mi vehículo en perfecto estado y con una fecha de entrega totalmente ajustada a mis necesidades. Todo ha salido a las mil maravillas… El coche a tiempo, en perfecto estado y a un precio razonable.

Desde que he llegado, además de trabajar, no he parado de salir y de conocer lugares y personas de diferentes partes del mundo. Amsterdam es una ciudad llena de vida con un montón de cosas que ver y que hacer, museos, parques, coffee shops… He visitado varios museos, como el Museo Van Gogh , el Museo de la Casa de Rembrandt, o la Casa de Ana Frank… impresionante, hay que verlo…

Buena parte del tiempo la pasó con compañer@s de trabajo en alguno de los coffee shops del Barrio Rojo de la ciudad. Estas cafeterías en las que está permitida la venta de Marihuana, constituyen uno de los principales atractivos de la ciudad, y suelen ser frecuentados por los turistas más jóvenes.

Hoy he quedado para tomar una cerveza en el Café Gollemun famosísimo  beer coffee (café de cerveza)  de la ciudad. Estoy muy emocionada, he oído hablar tantas veces de ese lugar y de su magnífica cerveza…

La bebida más típica de Holanda

La Jevever, o ginebra holandesa, es, junto con la cerveza,  una de las bebidas alcohólicas más consumidas en Holanda. Este potente brebaje que se creó como tónico para curar diferentes males, sigue un proceso de elaboración muy diferente a las típicas London Dry.

Los holandeses también tienen el honor de contar con la destilería más antigua del mundo, “Lucas Bols”, que nació en el año 1575. Originariamente esta era una pequeña destilería que se llamaba Het Lootseje. Este gran maestro consigue crear la mejor ginebra del momento y su producto estrella. Tras su muerte, su hijo Jacob hereda el negocio  y la tradición continua hasta el 1816, año en que fue vendida. Actualmente, la destilería más antigua del mundo  propiedad de la familia Moltzer, que sigue elaborando una ginebra de excelente calidad.

Esta bebida la puedes encontrar en la mayoría de pubs y bares de la ciudad o en sus típicos “cafés marrones”, especie de tabernas, que deben su nombre a la tonalidad oscura de su decoración y su delicada luminosidad. En estas pequeñas tabernas, es posible disfrutar de una buena ginebra acompañada de un aperitivo. Los holandeses acostumbran a ir a los bruine cafés a última hora de la tarde o primera hora de la noche, y son ideales para relajarse charlando y tomando una copa de Jenever.

Para l@s más fiester@s, están las miles de discotecas de la ciudad. La mejor zona para salir de fiesta es en el centro de la ciudad, concretamente en la zona de la Plaza de Dam. Los amantes de la fiesta desenfrenada, no pueden dejar de visitar las zonas de Rembrandtplein o Leidseplein, que son las que concentran el mayor número de clubs y discotecas.