Despacito pero segurito…

Qué aventura más fabulosa y emocionante que la de ser madre! ¿Verdad? Yo lo soy desde hace un poco más de 16 meses y cada día me maravilla más y me deja sin aliento mi pequeño Arturo. Ver cómo progresa semana tras semana y constatar todo lo que es capaz de entender y hacer en tan poco tiempo, ¡me deja boca abierta! De hecho, desde hace unas cuantas semanitas ha empezado a andar. ¡Qué gracioso! ¡Ello sí que es una auténtica odisea! Hasta ahora, no le habían hecho falta zapatitos para andar, pero a partir de ahora –obviamente– éstos se han vuelto necesarios. Pues, aunque para los bebés los zapatos no se consideren elementos indispensables, salvo para protegerles del frío, etc., sí que lo son, sin embargo, cuando los niños empiezan a caminar ya que los protegen de ciertos traumatismos y favorecen sobre todo un correcto y adecuado desarrollo de los pies.

Me puse entonces a buscar una tienda que fuera de excelente calidad y a buen precio y una de mis amigas me habló de la tienda Andandito, una zapatería infantil online con calzado de fabricación nacional a un precio muy ajustado que ponía a disposición de sus clientes zapatos de bebé, de niño y niña de calidad, atemporal, es decir: los de toda la vida. Que fuera un calzado de fabricación nacional, debo reconocer que ese detalle me gustó mucho. Con lo cual, al llegar a casa me metí en la página web de dicha tienda y empecé a mirar el extenso y bonito catálogo de zapatos para niños y bebés que proponía.

Debo reconocer que me sorprendió gratamente ver la oferta tan selecta de zapatos que ofertaban que iba desde los zapatos clásicos, pasando por las bambas, las menorquinas hasta llegar a las deportivas, las zapatillas de loneta y todo ello en una gran variedad de modelos y colores. Además, abarcaban calzado desde la talla 15 hasta la 42. ¡Eso me hizo sonreír al recordar los piececitos tan pequeñitos y regordetes de mi Arturete! Me decanté finalmente por varios modelitos: sandalias cerradas y zapatillas de colores vivos para alegrar todavía más este tan agradable y tan bonito verano…

¿Cómo elegir el calzado para tu bebé?

Ahora bien, pensaréis y os preguntaréis: ¿cómo debo elegir el mejor calzado para mi bebé? ¿Por qué debe ser éste distinto al del adulto? Y os contestaré sencillamente que al ser el bebé un ser hiperlaxo, es decir, que sus articulaciones son todavía muy blandas, lo cual se conoce como “pie plano-laxo infantil”, situación que se considera normal hasta los 3 añitos aproximadamente, hay que elegir, por consiguiente, unos zapatos pensados y elaborados para favorecer un correcto desarrollo de sus pies y ayudarle así a que se forme correctamente el puente de la planta del pie. Para ello, es fundamental elegir zapatos ligeros y bajos con la parte delantera de forma cuadrangular y con una anchura que permita a los dedos moverse libremente.

Con ello, es muy importante, asimismo, que el calzado no le quede apretado al niño, hay que dejar, en efecto, una distancia de entre 1 a 1,5 cm entre la punta del dedo gordo y la punta del zapato. En cuanto a la suela, ésta debe estar fabricada con un material anti resbalante y flexible, debe serlo sobre todo en la mitad anterior, es decir en la zona que se flexiona al caminar, movimiento que permite ejercitar la musculatura del puente del pie. Por otra parte, ello permitirá sujetar mejor el tobillo y darle más estabilidad al pie y a la tendencia natural de girar los pies hacia adentro al andar. Por fin, el material de confección utilizado debe ser transpirable y no provocar rozaduras en la piel para evitar heridas, eczemas y sobreinfección por hongos.

Una vez que ya sabéis todo esto, los niños al crecer tanto y tan rápidamente, hay que revisar a menudo el tamaño de sus zapatos ya que el niño puede cambiar de numeración en tan sólo tres meses. Otro detalle a tomar en cuenta, detalle al que nuestras madres y abuelas no solían dar ninguna importancia, es que no hay que aprovechar en absoluto los zapatos de un niño para otro. El zapato se amolda a cada pie en particular ¡y no al de otra persona! Además, no es bueno actuar de esa manera. Y para acabar con este post, y porque fue un detalle que me llamó mucho la atención y un consejo dado que seguí al pie de la letra antes de comprar los zapatos para mi pequeño Arturo en la zapatería online Andandito, es que es preferible comprar los zapatos por la tarde ya que puede existir una diferencia del 4 % del volumen del pie respecto al de la mañana. ¿Qué me decís? ¡Qué extraño!