Consejos para las cuerdas de escalada

Equipo-en-qué-se-puede-ahorrar-y-en-qué-no…-5

Desde hace un par de años me dedicó a la escalada, una afición que solo me trae beneficios. Por eso te recomiendo si estás pensando en comprar una cuerda que visites la tienda de Cuerdas Valero, porque son especialistas y con unos pocos cuidados básicos puedes conseguir que las cuerdas de escalada rindan siempre con las máximas prestaciones.

 

Antes tienes que saber que existen cuatro tipos de cuerdas:

  • Dinámicas: Las que se utilizan en la práctica de la escalada deportiva y que permiten asegurase.
  • Semiestáticas: Se emplea en los trabajos donde el empleado tiene que estar colgado, ya sea espeleología, salvamento, en procesos de mantenimiento de edificios… Tienen un bajo coeficiente de alargamiento.
  • Estáticas: Se utilizan principalmente en tirolinas y puentes de cuerda, pero ojo no las podemos utilizar para asegurar personas dado su mínimo coeficiente de alargamiento.
  • Cordelería: Su uso se limita a soportar esfuerzos, nunca para absorber la energía de una caída.

Ahora vamos con los consejos. Un avez que hemos comprado las cuerdas en la tienda de Cuerdas Valero, y nos disponemos a usarla por primera vez, hay que saber estas cosas:

    • Hay que extender la cuerda elástica siempre sobre una manta, ya que esto permite que la superficie donde se apoya la cuerda está más limpia que el suelo y evita que la tierra y el polvo estén en contacto directo con las fibras.
    • Nunca, y cuando digo nunca, es nunca, pises la cuerda. ¿Por qué? Pues porque al pisarla pellizcas las fibras de su interior y puedes desgastarlas. Al mismo tiempo, el polvo y tierra que acumulas en tu calzado penetra en la cuerda, acelerando muchísimo su desgaste. La cuerda esté bien por fuera, pero se haya desgastado por dentro, pudiéndose romper en una caída y provocar la muerte. Lamentablemente todos los años tenemos que lamentar muertes por esta causa.
  • Que no se moje. Y solo por la lluvia, que en ese momento la tienes que guardar, también por pequeños detalles como comer cerca de ella o incluso bañar a un niño en la piscina. Ya se sabe, que es mejor prevenir que curar.
  • Una vez terminada la faena, hay que revisar con el tacto de tu mano que no haya ninguna zona con abrasamiento o algún bulto que pueda significar que la cuerda está dañada en su interior.
  • Es muy habitual ver la imagen de los escaladores recogiendo la cuerda sobre sus hombros, para que quede perfectamente ordenada. Pues os cuento, hablando con gente muy entendida me dijeron que para que la cuerda esté siempre “suave” basta con dejarla tal como cae dentro de la funda, dejando los dos extremos visibles. Dicen que así se evita que la cuerda se retuerza o coja formas anormales. Y si eres poco hábil como yo, más a mi favor.
  • Y como todo en la vida, si la cuerda está sucia, pues hay que lavarla. No con agua directamente, sino con un jabón especial para cuerdas de escalada o uno neutro y lávala con cariño en un recipiente con agua o en la bañera. Después aclárala y déjala secando en la sombra. Una cuerda limpia y en buen estado te durará mucho más.Evita que esté muchas horas expuesta al sol pues puede comerla entera.

Son consejos fáciles de hacer y de sentido común. De esta manera, vamos a comprobar cómo nuestras cuerdas cuerdas de polipropileno aguantan mucho más.

Deja un comentario