El community manager y la ley

No hay duda de que la profesión de community manager está en auge. No sabemos si será una burbuja y acabará cayendo por su propio peso, pero bien es cierto que las empresas han visto que para su despegue en las redes sociales es imprescindible la figura de uno de ellos. Empresas como Publigar, se han convertido en la referencia de community manager en Albacete. Su día a día está cargado de trabajo, y aunque es un empleo que puede llegar a ser divertido, no hay que olvidar que está expuesto al público, y por lo tanto, también puede caer en infligir la ley.

Cuando decimos responsabilidad penal, estamos hablando de delitos. Tipificados, por tanto, en el código penal y por los que se pueden imponer penas de multa y hasta de prisión. Entendemos, a primera vista, que el Community Manager entienda exagerado que su actividad o la de terceros pueda implicar responsabilidades penales en el ámbito de Internet. Pero vamos a ver como es una cuestión que puede plantearse perfectamente en el día a día.

No meter la pata

Las reclamaciones por infracciones del derecho al honor y a la propia imagen se pueden articular por vía civil y por vía penal. Es normal ver en los medios de comunicación demandas millonarias de personajes famosos contra revistas o cadenas de televisión por infracción de estos derechos (honor, intimidad). Como se tramitan por la vía civil, el demandante reclama una indemnización por daños y perjuicios causados contra su imagen o su honor.

Por eso hay que estar muy atento y estas son las mejores recomendaciones que se pueden hacer:

  • No retuitear, hacer menciones o viralizar contenidos compartidos por terceros que puedan perjudicar de algún modo, el derecho al honor o a la propia imagen de terceros. La responsabilidad podría extenderse, solidariamente, tanto para quien genera el contenido como para quien lo difunde. Como sabrás el mundo de las redes sociales está lleno de sorpresas, y es mejor conocerlas.
  • El derecho al honor, no es algo que afecte sólo a las personas físicas porque las empresas también son susceptibles de verse perjudicadas en su derecho, la gestión y la moderación de la comunidad virtual por parte del Community Manager pasa por evitar que la competencia de nuestro cliente pueda verse perjudicada. Así que habrá que tener mucho cuidado con lo que se pone cuando hablemos de nuestro rival.
  • La red social o comunidad virtual que gestionamos debe tener definidos unos procedimientos de actuación para el caso de que se produzcan amenazas por parte de algún usuario a otros usuarios de la comunidad. En esos casos, la función del CM puede pasar por denunciar los propios hechos a la autoridad competente. En un momento dado, un aviso oportuno a un usuario poco cívico con los demás usuarios, puede evitar que las palabras lleguen a mayores.

Como puedes comprobar, aunque en Internet existen no lagunas, sino océanos en lo legislativo, es conveniente tener algunas ideas claras, y más aún en esta profesión que tu trabajo está totalmente expuesto. Como todo en la vida, un poco de sentido común  y respeto, y seguro que no tienes porque acabar pagando una multa.