Cinco piscinas naturales en Castilla y León

Castilla y León tiene de todo. Cuenta con una gastronomía excelente, una cultura excelsa y unos paisajes dignos de ver. Ahora bien, siempre que hay que ponerle una pega, te dicen que no tiene mar. Algo así como la famosa canción de Los Refrescos de Aquí no hay playa, que dedicaron a Madrid. Pues efectivamente, no hay playa, pero cuenta con una serie de piscinas naturales que bien podrían pasar por playas de cualquier mar de España. Os voy a recomendar unas cuentas por si os animáis a visitar mi tierra.

Ávila

En plena Sierra de Gredos, en Ávila,  se encuentran las famosas «pozas» de la Garganta de los Caballeros, en Navalongilla. Allí se encuentran estas piscinas naturales de aguas cristalinas y de gran profundidad ideales para zambullirse durante el verano. La verdad es que nada tiene que envidiar al Caribe. Si te preocupa el no tener mojitos pues se sustituye con vino de la zona.

Segovia

A pocos kilómetros, en Segovia, se encuentra Navafría, justo al pie de la Sierra de Guadarrama. Una zona bañada por el río Cega, afluente del Duero, que llena con sus aguas la piscina natural que hay en el pueblo. Junto al pueblo, además, se puede disfrutar de bellas rutas de senderismo donde hallar lugares como la famosa cascada de «el Chorro» y el parque recreativo del mismo nombre, que también dispone de piscinas naturales. Un marco perfecto para disfrutar de una actividad en familia.

León

Nos vamos para el norte. En pleno Camino de Santiago, está otra de las mejores piscinas naturales de Castilla y León, concretamente en Molinaseca, en plena comarca de El Bierzo. Solo hay que cruzar el río Meruelo por el puente románico y lo vas a encontrar. También en León, pero en Valencia de Don Juan, puedes encontrar un parque acuático. Cuenta con una piscina olímpica, una infantil y una lúdica con toboganes además de una zona de ocio familiar y juegos acuáticos interactivos. Y es que  no hay que irse a Madrid para encontrar zonas así.

Zamora

Por último, la opción que te recomiendo es el Lago de Sanabria, donde se ofrecen numerosas actividades y deportes acuáticos para practicar en el lago. Un barco turístico recorre el lago durante los meses estivales. Alrededor del lago hay gran variedad de campings, hoteles y cabañas de madera donde alojarse. También se ofrecen numerosas actividades y deportes acuáticos para practicar en el lago. Un barco turístico recorre el lago durante los meses estivales. Sin duda, un lugar muy refrescante para pasar el verano. Sin duda, un lugar muy refrescante para pasar el verano, y que ha sido hasta protagonista de un cupón de la Once.

Ahora bien, si no quedáis satisfechos con estas piscinas naturales, otro día es pasar el verano disfrutando de una piscina prefabricada. En mi casa hemos construido una, realizada por Piscinas DTP y la verdad es que es una gozada. Es el modelo Creta, que comienza con una profundidad de 1’05 metros hasta finalizar con 1´70 metros. Su longitud es de 7’25 x 3’50 metros de ancho. Solo hay que pensar dónde la quieres instalar y de lo demás ya se encargan ello, ya que se trata de una empresa líder en la  construcción de piscinas.

¿Qué prefieres? ¿Una piscina natural, una prefabricada o te quedas con el mar? Comienza la ronda de opiniones.