CareDent, la solución a mis problemas bucodentales

Cada centímetro de nuestro cuerpo tiene su importancia a la hora de mantenernos sanos y fuertes. Aunque es cierto que hay zonas (especialmente las ligadas al cerebro y a las actividades respiratorias) mucho más importantes que otras, permanecer saludable es un trabajo de equipo, de todos los componentes de nuestro cuerpo. Es por eso por lo que no podemos descuidar ni uno solo.

Entre todos esos aspectos se encuentra el de la salud dental. Existen campañas de concienciación ciudadana a este respecto que tratan de hacer llegar a las personas las razones por las cuales es tan necesario cuidar nuestra boca. Una sonrisa bonita y libre de todo tipo de enfermedades bucales es muchas veces un reflejo de nuestra personalidad y ayuda a vivir sin necesidad de sufrir fuertes dolores que nos pueden amargar el día.

Mi experiencia personal me lleva a contaos mi historia. Solo tengo 23 años pero, por desgracia, solamente durante los últimos dos he tenido en cuenta mi higiene bucal y la salud de mis dientes. Y tengo que reconocer que fue porque no podía aguantarlo más. De pequeño nunca me había limpiado los dientes, me parecía una pérdida de tiempo y jamás había tenido en consideración las advertencias de mi familia, novia y amigos.

Además, solía consumir productos nada buenos para la salud de mis dientes: chocolate, mucha Coca Cola, alimentos azucarados…esto constituía todo un problema y yo lo sabía, pero de manera incomprensible no le ponía remedio cepillándome los dientes al menos tres veces al día, el número de lavados aconsejados por parte de muchos profesionales en el sector.

Hace un par de veranos, comencé a notar dolores en varias muelas y sentía como una de en una de ellas estaba apareciendo un agujero que tenñia muy mala pinta. Realmente asustado, se lo comuniqué a mis padres y les pareció lógico. Me habían estado advirtiendo durante mucho tiempo y ese era el momento de arrepentirme por no haberles hecho caso. En buena medida, lo merecía.

Sin embargo, había que buscar una solución. Necesitaba contactar con los mejores profesionales porque el problema iba en aumento y las consecuencias podrían ser impredecibles si no actuábamos pronto. Soy de un pueblo de la comarca de La-Mancha y, al haber pocas clínicas dentales de prestigio por aquí, decidimos buscar en las grandes ciudades de la región.

En Albacete hallamos la solución. Allí se encontraba CareDent, una clínica dental en la que a buen seguro podría tratarme y eliminar todos esos problemas que comenzaban a acudir a mi boca. Llamamos solicitando información y los profesionales nos instaron a que visitásemos sus instalaciones lo antes posible. Al poco tiempo, así lo hicimos.

Recuperando mi vida y mi sonrisa

Efectivamente, los dentistas comprobaron que tenía la boca hecha un desastre. Tendría que acudir durante varias sesiones a la clínica porque había que acometer varios frentes: blanqueamiento dental para empezar, eliminación de las cuatro muelas del juicio, ortodoncias, empastes…Había que hacer de todo. Mi madre se echaba las manos a la cabeza porque pensaba que aquel completo iba a costarnos un dineral. Pidió que le hicieran un presupuesto y, milagrosamente, descubrió que no era así. Podríamos asumir aquel gasto sin problemas. La suerte que habíamos tenido no se encontraba así como así todos los días.

Durante un mes y medio acudí a CareDent Albacete para tratarme. La experiencia fue buenísima porque me trataron con sumo cuidado y delicadeza y, poco a poco, gracias a los tratamientos, fui recuperando la normalidad bucal. Les prometí a los dentistas que a partir de entonces mantendría el cuidado y la higiene de mis dientes y me recomendaron que pasara a verles al menos una vez al año, para revisar que todo siguiera en perfectas condiciones.

En la actualidad, mantengo ese cuidado a rajatabla. No hay día en que no me cepille tres veces y permanentemente miro en el espejo si mi boca sufre algún desperfecto. Por suerte esto no es así y los dolores y los agujeros han desaparecido. Me ha costado darme cuenta de lo que supone una boca sana. No lo puedo negar. Pero he conseguido hacerlo y ahora tengo una sonrisa de anuncio. Muchas gracias, CareDent.